Las 10 reglas que todo gestor BIM debe conocer sobre el IFC

Verdadero vínculo entre todos los participantes de un proyecto de construcción, el gestor BIM es el garante de la integridad de la maqueta digital. Él organiza el trabajo en equipo, se asegura que los programas se utilizan correctamente y valida la conformidad del documento final. Para ayudarle en sus misiones, el formato IFC (Industry Foundation Classes) facilita el intercambio de datos entre los programas profesionales y permite a todos trabajar con una misma versión de la maqueta BIM.

Pero está muy bien utilizar el IFC, ¡pero hay que utilizarlo correctamente! Esta es una lista de 10 reglas de oro que todo gestor BIM debe conocer, aplicar, y, algo todavía más importante, ¡asegurarse de que todo el mundo las aplica en su equipo!

 

Un formato de intercambio IFC único

El formato IFC cambia al ritmo de las actualizaciones de los programas y de los nuevos usos del BIM. Para garantizar una perfecta interoperabilidad entre los archivos, más vale utilizar un solo y mismo formato IFC. Hoy, el más utilizado sigue siendo el formato IFC 2×3 TC1 que cumple la norma ISO 10303-21:2002, y corresponde a la extensión de archivo .IFC.

Los programas compatibles en importación/exportación en este formato están indexados en el sitio de buildingSMART.

 

Una buena categoría de objetos

Una regla de oro, cuando trabajan varias personas en un mismo documento, es de asegurarse bien de que los participantes llaman los objetos de acuerdo a una misma norma. ¡Al trabajar todos en una misma base, el documento es más claro, más sintético y facilita la búsqueda de información!

De modo que se debe evitar forzar las clasificaciones de objetos (utilizando objetos “proxy” por ejemplo) porque esto podría alterar las informaciones cuantitativas vinculadas con el objeto.

¿Le quedan dudas sobre la clase IFC de un objeto? Puede consultarlas todas  aquí con la traducción inglesa que les corresponde.

 

Piense en el identificador único para una mayor trazabilidad

 
Cada objeto de una maqueta tiene un identificador único (GUID) de unos veinte caracteres. Este identificador puede ser utilizado para trazar mejor los cambios de una maqueta, ya que un objeto siempre conserva el mismo identificador GUID cualesquiera que sean las modificaciones que se le aplican.

format bim

 

Pensar en los diferentes sistemas para agrupar mejor las redes técnicas

 
Los sistemas (IFCsystem) permiten agrupar varios elementos que pertenecen a un conjunto al que se atribuye una función específica. Son útiles para identificar claramente las redes técnicas (electricidad, ventilación, agua, etc) y permitir así explotar mejor la maqueta al entregar el bien.

 

Propiedades de objetos normalizadas para mejorar los intercambios

 
Las propiedades de objetos permiten introducir un gran número de atributos para cada objeto. Idealmente, un usuario debería limitarse a los atributos y a los juegos de propiedad normalizados: por supuesto se pueden personalizar las propiedades de objetos, si es necesario, pero esto contribuye a hacer más complejos los archivos y hacer que su interpretación sea difícil, para otro contribuidor.

 

Unidades de trabajo comunes para evitar los malentendidos

 
Aunque los conflictos de propiedades y atributos, que encontramos a veces en los archivos IFC, pueden ser evitados gracias a un encuadre previo del gestor del BIM, algunos malentendidos son a veces más sutiles. Este es el caso de las unidades de medidas (talla, volumen, etc) por ejemplo, que deben ser configuradas en cada programa para ser idénticas al importar o exportar un archivo. El gestor BIM debe procurar que sean integradas en el convenio del proyecto BIM para proponer una base de trabajo común desde el principio.

 

Niveles de desarrollo para definir exigencias comunes en materia de contenido

 
Existe una norma que define cuál es la calidad esperada del contenido en función del progreso de un proyecto de construcción. ¡Normal! No podemos esperar de un proyecto que solo se encuentra en fase de sus primeros bocetos del edificio, tanto como del contenido y de las especificaciones técnicas que esperaríamos de un edificio casi acabado.

En Francia, le Moniteur ha elaborado un cuaderno práctico que detalla los diferentes niveles de desarrollo y el grado de exigencia asociado, en materia de contenido. Está disponible gratuitamente aquí.

 

Estructurar sus plantillas IFC en árboles genealógicos

 
Utilizar bien un archivo IFC, es saber ahorrar el mayor tiempo posible al crear un objeto. Para ello, es posible organizar sus objetos como un árbol genealógico y vincular las plantillas que comparten atributos en común.

Por ejemplo:

–        Empezamos por la plantilla “root” que es la raíz de todas las plantillas: incluirá solicitudes de información comunes a todos los objetos IFC, ya sea el nombre, el identificador GUID, el nombre del propietario, etc

–        Podríamos continuar con la plantilla “product” que contiene atributos como la ubicación.

–        Y, por fin, podremos colocar la plantilla “door” en la que solo quedan algunos atributos como el tamaño o el espesor del objeto.

A la hora de introducir una ventana (ya sea el objeto “window“), se podrán reutilizar las plantillas root y product. Además de ahorrar tiempo, esta forma de organizar la información ofrece una mayor rapidez a los programas que logaran contrastar las informaciones más fácilmente.

 

Bien utilizar las plantillas de interacción para vincular los objetos entre ellos

 
Más allá de una clasificación de la información en “árbol genealógico”, también es posible crear vínculos entre los objetos de forma más horizontal. Son las plantillas “relationships” que permiten crear un verdadero entramado de objetos.

Existen 5 tipos de relationship en IFC:

–        Assign: vincula dos objetos en una relación de uso. Podemos asignar una tarea a un muro, o una persona a una tubería.

–        Associates: vincula dos objetos sin impactar su uso. Podemos asociar un manual de utilización a una caldera por ejemplo (esto no impacta el funcionamiento de la caldera)

–        Decomposes: vincula un objeto con todos aquellos que lo componen. Un muro se (des)-compone en ladrillos.

–        Defines: vincula un objeto con aquello que lo describe, es decir su descripción en un catálogo determinado.

–        Connects: Son todas las conexiones que no corresponden verdaderamente a las mencionadas en lo anterior. Aquí encontramos sobre todo conexiones físicas (el vínculo entre dos tuberías por ejemplo, están conectadas).

 

 Validar el pliegue de condiciones y las normas gracias al IFC

 
El interés del formato IFC, ya lo hemos visto, es pues que permite introducir una enorme cantidad de informaciones relacionadas con un proyecto inmobiliario y vincular estas informaciones entre ellas, para permitir a cualquier lector filtrar el archivo y visualizar las informaciones que necesita. Puede necesitar visualizar redes específicas, un proveedor en particular, o también, comprobar que todas las puertas estén a la misma altura.

Para el gestor BIM manager, el formato IFC permite comprobar que el proyecto, tal y como se desarrolla, cumple su pliego de condiciones y las distintas normas que le correspondieran. Con un archivo rellenado de forma inteligente y colaborativa, el gestor BIM puede recurrir a un BIM checker y validar rápidamente la conformidad de su maqueta.

¿Y Usted? ¿Qué normas implementa sistemáticamente al utilizar el formato IFC?

 

No Replies on Las 10 reglas que todo gestor BIM debe conocer sobre el IFC

Commenting is Disabled on Las 10 reglas que todo gestor BIM debe conocer sobre el IFC